EXPERIENCIA Y PRÁCTICA:


Es la base de nuestro sistema, transmitimos conceptos que nacen de la ciencia pero refrendados por la practica, recogemos de nuestros ponentes invitados, profesores, compañeros, de nuestros propios alumnos la sabiduría que tamizamos verificamos y transmitimos, no como un conocimiento puro, si no como un concepto de aplicación directa a la actividad que al guarda le es propia.
Nos enriquecemos mutuamente, cada promoción de nuestros cursos cuenta con diferentes profesores e instructores, guardas de gran prestigio y larga trayectoria profesional que por si garantiza que su opinión y visión de la realidad del oficio, por alejada que pudiera estar de la de la escuela es real y efectiva, dando así ese plus de pluralidad a nuestras promociones que, teniendo en todos los casos una esmerada formación uniforme en lo esencial, son individuales en la experiencia del éxito de asiste desde diversos criterios al guarda.

Desde 2005 la actividad de la Escuela del Guarderío viene garantizada por el desarrollo profesional de nuestros alumnos.
Nuestro sistema de practicas nada tiene que ver con la habitual visita a una finca, en nuestras clases el alumno es introducido a la realidad del Guarda en estado puro, la novedad la marca el servicio que se modifica en función de los indicios y los rastros observados, dando inmediata respuesta a la incidencia, aprovechando la oportunidad que el medio nos ofrezca, las practicas priorizan sobre las clases teóricas y marcan la actividad del grupo y la realidad del Guarda, sabemos cuando entramos de servicios pero nunca cuando vamos a acabar.